domingo, 30 de diciembre de 2018

Cacabelos celebró una San Silvestre fría, divertida y solidaria





Al igual que lo había hecho estos días, la niebla no nos abandonó y la San Silvestre (San Raúl si nos atenemos estrictamente al santoral) transcurrió en todo su itinerario bajo su manto casi gélido.

Pero si el frío externo mandaba, el corazón de los participantes derrochaba humor y solidaridad. Prácticamente todos los que tomaron la salida habían equipado su vestuario con motivos navideños u otras prendas estrafalarias; además de haber depositado previamente un juguete para los niños necesitados a modo de cuota de participación.

Después de recorrer algo más de cinco kilómetros, unos como andarines y otros como corredores, los participantes recibieron en la meta de la Plaza Mayor avituallamiento a base de empanada y otros productos de la tierra.

Una mano inocente extrajo los números para premiar a los corredores o andarines agraciados con los premios donados por diversas casas comerciales.

(Habrá ampliación de imágenes)

Elena con Raúl y Juan muestran "su pena" antes de iniciar la carrera

Roberto, Manoli, Arancha y Zaira , una familia solidaria y deportiva

Mary y Amaya preparadas para tomar la salida

Yesenia, María y Claudia ensayando un paso de balet

Pedro, el patriarca, con familia y amigos




Josefina y Nieves acelerando ya en los primeros metros

Mª Enma de incógnito con Laura















1 comentario :

  1. Cuanta cara conocida y que alegria ver que estas clasicas del invierno siguen teniendo mucha afluencia

    ResponderEliminar