sábado, 22 de abril de 2017

Mª Emma y Lydia brillan con luz propia en Cacabelos



Mª Emma en pleno esfuerzo durante uno de sus movimientos


Sin duda ambas levantadoras –Mª Emma López Crespo y Lydia Valentín, fueron las estrellas del VI Trofeo de Halterofilia Ayuntamiento de Cacabelos celebrado durante la tarde del sábado. Ambas regresaban al Bierzo después de haber participado en el Campeonato de Europa celebrado a principios de mes en la localidad croata de Split. Lydia luciendo su flamante corona de campeona en la categoría de 75 kilos y Mª Emma con su destacada segunda participación europea.

La de Cacabelos se clasificó en segundo lugar después de Mouna Skandi El Asaad. La campeona olímpica, Lydia Valentín, realizó varios ejercicios que le aseguraron el campeonato absoluto.

En la modalidad masculina se impuso Marcos Ruiz de la Federación de Cataluña que levantó 200 kilos por primera vez, seguido de Alejandro González de la Federación Canaria y Cristian Romero García de Salamanca.
En el trofeo estuvieron presentes el Presidente de la Federación Española de Halterofilia, Constantino Iglesias, y el cacabelense Matías Fernández, Seleccionador Nacional.

 Los trofeos correspondientes fueron entregados por el Alcalde, los concejales de Deportes y Hacienda, así como por la directora de la multinacional Pharmadus, patrocinadora del evento.
Lydia Valentín no escatimó esfuerzo a la hora participar
Constantino Iglesias, Presidente de la F.E.H.
Lydia recibió varios regalos personales de varios admiradores
El público llenó prácticamente el pabellón
Los participantes saludaron a los espectadores

Ludus Bergidum presente en la Feria del Libro de Ponferrada


Los dos romanos cacabelenses flanqueados por el autor del libro -derecha- y el editor, J.M. Martínez Valdueza


Miembros de la asociación cacabelense Ludus Bergidum dieron ambiente y colorido esta tarde a la Feria del Libro que se viene celebrando estos días en Ponferrada. La presencia de César –Pedro Pérez- y de un legionario –César Álvarez- fue requerida durante el tiempo de firma del libro de literatura juvenil de Pedro J. Villanueva La Huella de Roma –Oro-.
Parte de la recaudación por la venta de este libro se entregará para financiar el mantenimiento del Hospital de Kilela Balanda en el Congo por medio de la Asociación Bierzo Ayuda.

Chega o afiador




Hacía mucho tiempo que no veía recorrer las calles de Cacabelos a un afilador ambulante.  Pero esta mañana el sonido de un chiflo haciendo sonar las notas de su escala tonal me advirtió de la presencia de uno en la Plaza. Claro que su imagen ya poco me recordaba la presencia de aquellos de mi infancia con chaqueta y pantalón de pana pisando un pedal de madera para mover el esmeril.
Aquellas ruedas de afilar las transportaba el afilador a sus espaldas, más tarde rodando y en tiempos más cercanos con el artilugio montado primero en una bicicleta, luego en una motocicleta y finalmente en una furgoneta.
Este de hoy, muy joven, se había quedado a medias en el tiempo y venía provisto de una bicicleta sobre la que estaba adaptada la “tarazana”. “No son buenos tiempos para este oficio”, me comentó, “apenas me llama la gente para hacer un servicio”. A mi pregunta si, como los afiladores del pasado, hablaba barallete, el lenguaje gremial propio, respondió que no. Y que tampoco era gallego como la mayoría de los que ejercían en el pasado este oficio por España y por algunos países sudamericanos.
Así que, pensé,  no se cumplirá el pronóstico que hacían nuestros abuelos en cuanto oían sonar el chiflo de los afiladores gallegos, la mayoría orensanos:
-Vai chover.


Y unas horas o, como máximo, un par de días después llegaba la lluvia. Esa lluvia tan deseada, sobre todo esta semana con los graves incendios en el Valle del Oza, no llega ni con afilador ni sin afilador. Los maragatos ya están preparando la salida de la Virgen de Castrotierra para que traiga agua a sus resecos campos.