domingo, 10 de diciembre de 2017

“Ana” pone en movimiento al Cúa



El agua ya cubría toda la superficie del muro esta tarde-noche


Al fin vemos que el Cúa se mueve. En las últimas semanas apenas era ya un reguero nuestro emblemático río, pero hoy parece despertar de ese largo letargo provocado por la pertinaz (¿se puede usar esta palabra?) sequía que nos ha castigado durante tantos meses.

Las lluvias han llegado con cierta intensidad gracias al paso de un frente atlántico muy activo, asociado a una ciclogénesis explosiva, que ha formado esta borrasca de nombre Ana. Se está dejando sentir durante todo el día y se esperan en estas primeras horas de la noche fuertes rachas de viento. La nieve caída en las montañas de Ancares y Fornela la semana pasada está ayudando la subida del cauce.

Aguas arriba del puente ya se notaba la subida del nivel de las aguas
 
Así estaba el muro en octubre y noviembre
 

R.I.P. Lucinio Canedo Enríquez


Programa de audiciones de la Escuela de Música para despedir el trimestre


sábado, 9 de diciembre de 2017

jueves, 7 de diciembre de 2017

La magia y la hechicería llegan al MARCA de la mano de Harry Potter




De eso va la próxima fiesta infantil del MARCA, de magia y hechicería que llega desde el mundo imaginario de Harry Potter. Esta fiesta temática organizada por las responsables del Museo Arqueológico se celebrará el sábado 9 de diciembre a las 17 h.

Comenzará con un taller artístico en el que los niños participantes crearán prendas artísticas (llaves voladoras, insignias de las casas de Hogwarts o la mítica lechuza que acompaña a Harry como amuleto mágico).

En las instalaciones del MARCA se han recreado algunos de los puntos clave de los escenarios de Londres, la estación de King’s Cross, gafas negras sin cristales o bufandas a rayas…Los niños podrán hacer una foto atravesando una pared, descongelar escobas de la escuela o utilizar mandrágoras para resucitar a los petrificados (aunque nos parezcan cosas extrañas, ellos ya saben de qué va el asunto).

Durante la segunda parte del programa participarán en una sesión de la Escuela de Magia con pruebas y juegos.

Está abierto el plazo de inscripción para formar dos grupos: uno para niños de 3 a 6 años y otro de 7 a 11.

Reserva previa, bien a través de facebook Marca Museo Cacabelos o mail museoarqueologico@cacabelos.org o teléfono 987 546 993

Cacabelos en la prensa: Piden la restauración y el reinicio de las investigaciones en Castro Ventosa


Muralla oeste de Castro Ventosa
Bierzodiario

Piden la restauración y el reinicio de las investigaciones en Castro Ventosa

Imágenes y recuerdos de Cacabelos (CCXCIV)





EN DONDE SE HABLA DE AGUSTÍN, LLAMADO  “EL CASTILLO”

 Por Antonio Esteban González

Ahora que este escribidor pisa los últimos recodos del camino, le llegan recuerdos que parecían dormidos, pero que afloran en la andadura.  Esto me ha sucedido ayer, cuando, ante una hoja de papel en blanco, puse título a mi artículo semanal. (Dentro de muy pocas semanas llegaremos al capítulo número trescientos de esta verdadera historia fotográfica de nuestra villa, o sea, a los seis años del nacimiento de IMÁGENES Y RECUERDOS DE CACABELOS y que ha sido un hermoso recorrido).
Pero, iba diciendo que, al titular mi último artículo -este-  en el que hablo de Agustín González, el “Castillo” brotaron recuerdos de otra persona con el mismo nombre
 Fue un actor de cine y de teatro a quien entrevisté en Lugo para Radio Popular: Agustín González que había intervenido en más de doscientas películas, LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO, BELLE EPOQUE, LA VAQUILLA o LA ESCOPETA NACIONAL en la que interpretaba a un cura preconciliar, tridentino, gritador y comilón, que decía: “Lo que yo ato en la tierra no lo desata ni Dios en el cielo”.
No conocí, sin embargo, a Agustín González, el “Castillo”, cuyo recuerdo, , permanece vivo en la retina de muchos convecinos, conduciendo un carro con su caballo, mientras repartía, comercio a comercio, las mercancías que traía desde Ponferrada, allá por los años cincuenta del siglo pasado y que él transportaba hasta nuestra villa, desde los almacenes de LA CAMERANA.
Agustín amaba los caballos y aquí lo pueden ver con el uniforme de caballería en La Coruña que era un uniforme semejante al de los húsares, espléndido en colorido y que revolucionaba corazones femeninos.
El ingenio de sus convecinos le proporcionó el cariñoso apelativo de “Castillo” por ser un hombre relativamente bajo de estatura. Apelativo que pasó a su hija -Tilde-  que nos cedió amablemente esta y otras fotos de la familia que irán apareciendo en nuestro blog.
Una foto de antes de ayer que nos recuerda hoy a una buena persona.