domingo, 25 de junio de 2017

El Instituto y Cacabelos celebran el día grande del 50º aniversario



El director, Emilio, se dirige al público acompañado por Ana y Julia compañeras de su equipo directivo



Hoy es, sin duda, el día más importante de los que se vienen celebrando para festejar  el 50º aniversario del Instituto. Porque si importante fue el estreno esta mañana del documental sobre su medio siglo de historia; más, si cabe, fue el reencuentro de profesores y alumnos unidos por su paso por él.

Decía Francisca, la presentadora, al comenzar la jornada que era esta una fecha para reír y también para las lágrimas, unas de emoción y otras motivadas por el recuerdo triste de los compañeros ya fallecidos. Y era cierto, risas y lágrimas asomaron por más de un rostro a lo largo de estas intensas horas.

Las primeras palabras, pronunciadas por Emilio de la Calzada, director del centro, fueron bienvenida a los antiguos profesores, personal no docente, exalumnos y vecinos de Cacabelos que se sumaron a la celebración. Agradeció a todos los que, de una manera u otra, han colaborado para conmemorar este aniversario y de forma especial a dos profesores –Manuel Pérez y Carlos de Francisco- que recibieron sendos obsequios de parte del Instituto. 

Francisco Mate durante su interención
La intervención de Francisco Mate fue seguida con especial atención por el público, no en vano su voz narraba, cuajada de anécdotas, los primeros años del Instituto. Y es que la vida profesional de Mate, es la propia historia del Instituto. También se vio afectado por la emoción al recordar a varios de los compañeros ya fallecidos.

Varios miembros de un grupo de alumnos de la primera promoción salida de estas aulas (1967-1974) comentaron casi con nostalgia las vicisitudes y vivencias de aquellos años. Entre estos se encontraba Nieves Fernández Terrón, hija de Juan “Juanín el cartero”, un factótum de acuerdo con el reconocimiento de todos. Menos impartir clases, hizo de todo por la buena marcha del centro: conserje, secretario, vigilante de clases, calefactor…incluso, como gusta contar Mate, lo nombró primer director.

-Don, Francisco, es usted el director. Le espetó de repente a un sorprendido Francisco Mate. Y es que, así se hacían las cosas algunas veces. Juanín había recibido una llamada telefónica del Director Provincial de Educación de León advirtiendo al centro de la noticia.

Ecos de Bérgida y Gasgtrotuna unidos en el escenario
Fueron los grupos locales Ecos de Bérgida, Gastrotuna 24540 y   Terra del Ouro los encargados de amenizar musicalmente el acto; además, este último interpretó una canción en homenaje a Teo (Teodosio Pérez Blanco) compuesta por Dionisio Álvarez Trincado.
Terra del Ouro acompañó a Ecos de Bérgida en una de sus interpretaciones


Al final de la mañana y a la sombra, bajo los techos del recinto ferial, se sirvió a todos los asistentes un abundante vino español dentro del lógico ambiente de fraternidad y camaradería que la ocasión reclamaba.

Pasadas las tres de la tarde comenzaba la comida en la Moncloa de San Lázaro seguida de una dilatada y placentera sobremesa.

Nieves Fernández, emocionada, recordando s su padre

Ana y Federico vendían el lápiz electrónico con el documental en el ambigú. Se puede adquirir en el IES

Don Manuel, profesor de Religión en los primeros años, con Carlos Santos

Mate con Arsenio y otra compañera

Manuel Rodríguez riñendo al fotógrafo. Le acompañan tres excompañeros del Bergidum



Camino vino desde León y Juan Carlos desde Segovia

Alumnos de la primera promoción 1967-1974

Los quintos del 71 estrenan el verano


El Vendimiador fue testigo de su salida hacia Ponferrada



Los quintos del 71 abren la puerta a los festejos del verano. Han elegido el día de San Juan para ser los primeros en celebrar estas ya tradicionales reuniones.

Contentos y felices, después de haberse paseado y refrescado en la ronda, partían a tierras ponferradinas para disfrutar de la consabida cena de fraternidad. Se espera el regreso su regreso a Cacabelos hacia medianoche para continuar aquí la fiesta sin necesidad de usar los coches.

sábado, 24 de junio de 2017

El robo de tiestos en la noche de San Juan, una tradición bajo mínimos



Apenas una docena de tiestos daban fe estamañana de haberse cumplido la tradición


De año en año se nota como disminuye el número de tiestos robados en la noche de San Juan. Esta tradición de robar tiestos y otros adornos de balcones y jardines se está perdiendo. La prueba está en el escaso número de estos que “los ladrones” dejan depositados alrededor de la estatua del vendimiador.
Hace años, cuando aún la costumbre era dejarlos formando hileras frente a la Iglesia, eran centenares los que allí quedaban esperando a que sus dueñas los recogieran durante la mañana del día de San Juan. Incluso el vendimiador ha vivido tiempos mejores sintiéndose acompañado por las macetas cubriendo todo el jardincillo y los asientos.