miércoles, 17 de julio de 2013

Imágenes y recuerdos de Cacabelos (LX)


                                 LA IGLESIA DE LA PLAZA, LA CALLE SANTA MARÍA Y UN CARRO


Antonio Esteban González

Juro que no conocía esta foto y, sin embargo, en Cacabelos es de dominio público y es, también, una magnífica fotografía que nos recuerda el pasado histórico de nuestra villa. Puedo fecharla alrededor de mil novecientos, amanecer del siglo XX, por una sencilla razón: la torre de la Iglesia fue inaugurad en mil novecientos cuatro, a expensas de don José y don Jorge Rodríguez-de la familia de los “Cereros”- y a favor del pueblo, como se lee en una placa colocada sobre la puerta de la Iglesia y, es de suponer, que don José Valín, su constructor, tardaría en levantarla, con los medios a su alcance, dos, tres o cuatro años, así que la foto tiene, como mínimo, ciento trece años porque aún no habían comenzado su construcción nueva.
Observamos, asimismo, que había luz eléctrica en el pueblo y que las calles estaban empedradas con cantos rodados.
El alerón oscuro que sobresale, a la izquierda, pertenecía a la casa de los Burgueño, familia establecida aquí y que procedía de Cantabría. Eran, como ellos mismos decían, pasiegos. El padre respondía al nombre de Julio y la madre al de Rosario. Tenían cuatro hijos: Charo, Emilia, Ignacio y Juanito.
Esta familia fue la primera en disponer de coche en propiedad: Un Hispno-Suiza, exactamente igual al coche de Alfonso XIII. (El Templario-semanario editado en Ponferrada-decía, años más tarde, que los Burgueño regentaban un comercio que era, sin lugar a dudas, uno  de los mejores de El Bierzo, sino el mejor).
La casa noble, de piedra y con balcones, a continuación, pertenecía a los “Cereros” que descendían de Candín. (Los Cereros se dedicaban, por aquel entonces, a vender cera que compraban en las iglesias y, del lugar donde vendían la cera, traían, traían pescado que, también vendían.  Eran un poco como los célebres arrieros maragatos. Y entre esos cereros estaba don José Rodríguez que casó en León con Mercedes Guisasola. Tuvieron seis hijos: Alfredo, Moncho, Matilde-casada con el doctor Criado-Mary, Conchita y Merce, quienes, tiempo andando, ellas vivieron en un palacete en la calle Ordoño de León comprado, posteriormente, por los Hermanos Quijano).
A la derecha, la casa y la bodega-observen la banderola blanca en el dintel de la puerta- de Serafín, otro ancarés que se dedicaba a la compra/vente de vinos en la zona. Es posible que el carro-con toldo- le perteneciese.
Había flores en los balcones: geranios, flor habitual en Cacabelos, y persianas enrollables y, al fondo, el ábside de la Iglesia que contempla el paso de los siglos impertérrito.

Una foto entrañablemente histórica que nos recuerda el pasado de nuestra villa: un ayer que es orgullo de generaciones-o tiene que serlo-y que es el espejo en el que hoy nos miramos.

1 comentario :

  1. Recuerdo esta foto, y todo el mundo la recuerda por haber estado en el escaparate del Fotos Ismar a gran tamaño donde se decía que era del siglo XIX, aunque la gente lo ponía en duda al ver los cables de electricidad. Creo ponía el año de la foto y la fechaba casi en 1900.

    ResponderEliminar